La movilidad, vista desde aquí

Estaba empezando a escribir este post tal que así: <<Tradicionalmente, el análisis de la movilidad urbana se ha basado en dos hipótesis fundamentales. Por un lado, que la demanda de transporte es derivada y no una actividad que la gente desee llevar a cabo per se. Por consiguiente, el transporte siempre dependerá del valor de la actividad a realizar en destino. Por el otro, se considera que cada usuario elige minimizando su coste generalizado…>>.

Y luego yo me quejo de cómo se explica cierta gente… Tratemos de simplificarlo un poco, y para eso, que mejor que un ejemplo: yo mismo. En un día normal, realizo los siguientes viajes:

Nada especial. Si dejo de realizar una actividad, por ejemplo si terminan las clases del doctorado, dejaré de ir a la universidad regularmente. Además, cada vez que decido como hacer el estos viajes (tanto en conjunto, como uno a uno) miro lo que me cuesta, si hace frío, el tiempo que tardo, si iré muy apelotonado, si podré leer sin marearme y ese tipo de cosas… A esto último se le llama coste generalizado, y es diferente para cada uno, por la sencilla razón que a unos les gusta más mirar por la venta y otros dan más importancia al tiempo.

Aunque para cada cual es distinto, mediante encuestas y estadísticas (análisis de mercado básicamente), sí que podemos echar unos números de sobre las necesidades de transporte, nuevas líneas de autobús o como conseguir que más gente utilice la bici y menos el coche. Para esto último, después de los más sesudos análisis de universidades y centros de investigación se ha determinado que la estrategia más adecuada es la de palo y zanahoria.

Ya veis que esto de la movilidad, no es precisamente ciencia infusa.

Sin embargo, actualmente estamos asistiendo a un claro cambio de tendencia: mientras que antes los viajes tenía como motivo fundamental el trabajo o el estudio, cada vez va ganando más peso los viajes con motivos de ocio o compras (que en general pueden hacerse un muchos sitios distintos) por lo que el transporte toma mayor valor. En concreto, en la Comunidad de Madrid, ya se realizan más viajes con motivos de ocio o compras que aquellos denominados de movilidad obligada (trabajo o educación).

Esto es así, en los países ricos.

¿Qué ocurre en los países en desarrollo? El contexto es completamente distinto, y si no me crees, mira estas fotos, y encuentra las siete diferencias:

El transporte público

En los vehículos

O en la zonas para peatones

Si esperas un poco, en el próximo post, te cuento este artículo: Mobility, Poverty and Gender: Travel “Choices” of Slums Residents in Nairobi, Kenia (Deborah Salon – Institute of Transportation Studies, University of California and Sumila Gulyani – Sustainable Development Network (Africa) The World Bank).